Rosario Valley, el día despuésEn la tarde de ayer se desarrolló el tercer encuentro de “Rosario Valley”, en al Polo Informático de Rosario desde el Centro de Calidad e Innovación.  La temática fue: “Working with TICs”, con un desarrollo activo donde poder demostrar que las herramientas informáticas pueden innovar en una empresa según el perfil de la misma.

Los speakers fueron: Eduardo Remolins, Juan  Andrés, Juan Carlos Mascía y José de Open Automation ( y la notable ausencia de Juan Pablo Manson) y Germán Echeverría de Autores de Argentina.

Para quienes no pudieron asistir, les cuento lo que transmitieron a la platea”:

  • Eduardo, con su particular forma de comunicarse, en el ppt presentado como “Perfiles Emprendedores” describía las diferentes personalidades que componen una compañía. Que un idea/proyecto/emprendimiento necesita complementos de personalidades para que poder darle vida al camino que quieren recorrer comercialmente. Ensambló el pizarrón, la presentación digital contando experiencias sobre personas exitosas con estilos subjetivos, en la manera de trabajar y como construyeron según ese perfil un emprendimiento exitoso, en colaboración innovadora con las TICs o en el modo tradicional de manejar una compañía. Los comentarios que compartió generaron inquietudes para gestionar un conocimiento más profundo en los proyectos y emprendimientos personales (estas últimas palabras, expresadas por un asistente).
  • Juan Carlos y Juan Andrés Mascía junto a José de Open Automation. La experiencia contada por Juan Andrés, de no concentrarse en ser exclusivos de una compañía sino apuntar a la diversidad, fue un disparador para muchos de los que estabamos en el auditorio, pues nos mostró como mantenerse en el mercado (específico) sin debilitarse otros sectores y encontraron un equilibrio comercial.
  • Germán comenzó diciendo que contaría los desaciertos del proyecto familiar, sin embargo si presentación fue describiendo y  logró que sus mascotas virtuales ampliaran sus palabras. Fue una presentación activa, mostró el desarrollo de Autores de Argentina con material concreto, lo que produjo en la sala una atención mayor a la experiencia vivida, porque la mayoría de las veces las palabras sin vida son olvidadas y cuando quien las dice las dibuja con Pink y Cerebro, con Taladros, con Homero Simpson dan vida a aquello que se quiere comunicar y con estilo personal.

Fue la primer experiencia en el Polo Informático de Rosario, y con el Centro de Calidad e Innovación , fue extraordinario como nos recibieron en la Institución (la calidez humana, la colaboración constante y el impactante lugar).

Por eso destaco la predisposición de Fabián Longhitano y de su equipo como de las personas que se involucraron para que  Rosario Valley brille