Para aquellos jóvenes que deseen seguir una carrera científico tecnológica, pero que no cuentan con un bolsillo suficiente para sostener sus estudios, el Ministerio de Educación de la Nación otorga una beca que va de los 500 a los 1.200 pesos al mes. Con esta propuesta, que ya beneficia a unos 150 estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), busca incentivar la elección de aquellos títulos que el país necesita para su desarrollo.

El concepto de carreras prioritarias surgió durante la gestión educativa de Daniel Filmus. Fue cuando desde esta área se definieron junto a especialistas y las universidades —en base a informes del Ministerio de Economía— un conjunto de profesiones estratégicas que el país requiere para sostener un modelo de reactivación productiva. Es que tras años de desatención, que incluyó la casi destrucción de la escuela técnica, la falta de personal calificado comenzó a hacer mella con la economía desde las pequeñas hasta las grandes firmas, al punto que en sectores como la informática la cantidad de egresados universitarios representaban la mitad de los puestos de trabajo requeridos anualmente.

El discurso de que “sobran profesionales” cayó por el peso de la realidad ante la gran demanda emanada desde áreas económicamente estratégicas. Entre las distintas acciones tendientes a cubrir este faltante, el Ministerio de Educación comenzó a otorgar desde este año las Becas Bicentenario, una ayuda económica para los jóvenes de escasos recursos que eligen carreras científico tecnológicas.

Ingreso y retención

Mejorar el número de profesionales en ciertas áreas es uno de los ejes a los que apuntan estas becas. Según un estudio oficial sobre las elecciones de los aspirantes a las universidades nacionales, entre 2006 y 2008 sólo tres de cada 10 jóvenes eligieron seguir un estudio de las ciencias básicas y aplicadas, mientras que un 45 por ciento se inclinó por las ciencias humanas y sociales. Por eso el plan de becas apunta no sólo a promover un núcleo específico de diplomas superiores, sino también a lograr que una vez en la facultad puedan contar un fondo que los ayude a solventar los gastos de estudio, favoreciendo así los niveles de retención.

En esencia, se trata de una asignación mensual de 500 pesos, que se incrementa con el correr de los años hasta llegar a los 1.200 al finalizar las carreras. Pero la ayuda no sólo alcanza a los que sigan licenciaturas o ingenierías. Para los que optan por las tecnicaturas o profesorados ligados a disciplinas prioritarias la ayuda será de entre 350 a 500 pesos por mes.

En la UNR fueron 143 los becados este año, aunque en septiembre pasado se amplió esta cobertura. Los datos son aportados por el director de Bienestar Estudiantil de la UNR, Gervasio Solari, quién apunta que en un futuro próximo el beneficio podrá incidir en la elección por una u otra carrera. Para el año que viene, la inscripción está abierta hasta marzo para los ingresantes, y hasta fines de enero para los que deseen renovarla (ver aparte).

“Para el 2010 se espera una inscripción mucho mayor, ya que la difusión de las becas ha sido muy masiva, tanto por el lado de la universidad como también por parte del Estado, y porque las Bicentenario entregan asignaciones importantes en dinero que son de gran ayuda para todos los estudiantes que no tienen los recursos necesarios para ingresar o permanecer en la universidad”, sostiene Solari.

Además de este programa, los alumnos de la UNR cuentan con el Programa Nacional de Becas Universitarias (Pnbu), que funciona desde hace 14 años, otorga una ayuda de 250 pesos mensuales, y que este año cubrió las necesidades de 378 universitarios. La Nación también entrega las becas TICs, con los mismos montos que las Bicentenario —de 5 mil a 12 mil pesos anuales— a los que sigan carreras del área de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Este año llegó a casi 50 jóvenes de la UNR. Los informes se obtienen en la Facultad de Ingeniería (Pellegrini 250), donde se dicta la licenciatura en ciencias de la computación. También las otorga la sede local de la Universidad Tecnológica (Zeballos 1341), a los que siguen la ingeniería en sistemas.

Con fondos propios, la UNR beneficia a cerca de 500 alumnos con tickets de alimento y a más de mil con becas de transporte interurbano. Además brinda asistencia económica a madres solteras y a otros con fondos para material de estudio, y para el año que viene —y con la triplicación del presupuesto 2010 para becas— instrumentarán un sistema para entregar en comodato bicicletas y computadoras para sus alumnos.

Fuente: La Capital

Imagen: Cultura