El software libre, es aquel que respeta la libertad de los usuarios sobre un producto adquirido, luego puede ser usado, copiado, estudiado, cambiado  redistribuido, y hasta mejorado; no debe asociarse software libre a “software gratuito”, porque puede  ser distribuido comercialmente . De manera similar incluye que en ocasiones el código fuente es libre, mientras se garanticen los derechos de modificación y redistribución de versiones modificadas del programa.

Así mismo debe entenderse la diferencia del software libre con “software de dominio público“. Éste último es aquel software que no requiere de licencia, pues sus derechos de explotación pertenecen a todos los usuarios por igual, pudiendo utilizarse con fines legales y asignando la autoría original. Es decir; el autor lo dona a quien quiera utilizarlo o cuyos derechos de autor han expirado por su fallecimiento y si condiciona su uso bajo una licencia, ya no es del dominio público.

El software no libre será distribuido bajo cuatro tipos de licencias (desarrolladas en el próximo post) Las leyes de la propiedad intelectual reservan la mayoría de los derechos de modificación, duplicación y redistribución para el dueño del copyright; el software dispuesto bajo una licencia de software libre rescinde específicamente la mayoría de estos derechos reservados.

En determinadas oportunidades los desarrolladores utilizan el término “libre” (software libre) y “gratis” (software gratis); estos términos alternativos son usados únicamente dentro del movimiento del software libre, aunque están extendiéndose. Otros defienden el uso del término open source software (software de código abierto, también llamado de fuentes abiertas). La principal diferencia entre los términos “open source” y “free software” es que éste último tiene en cuenta los aspectos éticos y filosóficos de la libertad, mientras que el “open source” se basa únicamente en los aspectos técnicos.

Imagen: erik-marisol