La compañía Isotrol es una de las grandes veteranas del espectro empresarial andaluz. Surgió en 1984 vinculada al sector eléctrico, aunque en poco tiempo se convirtió en un agente clave para el Gobierno español, que por aquella época decidió invertir en innovación y sustituir las grandes plataformas tecnológicas importadas del extranjero por herramientas desarrolladas en España.
Hace diez años la empresa dio otro paso de gigante al adentrarse en el sector público para la conversión de su lenguaje y estructuras tradicionales al mundo digital. Es de destacar que en esta implacable actividad tecnológica Isotrol se ha decidido siempre por usar aplicaciones de software libre. «Se trata de una tecnología transparente, que no hace perder el tiempo a los docentes porque no funcione el material, para que sólo se preocupe por enseñar lo que sabe», explica José Antonio Sáenz, director de tecnología de la compañía.
En el terreno de las renovables, controlar parques eólicos es uno de los proyectos más ambiciosos que desarrolla actualmente Isotrol. La empresa ha diseñado un software con el que supervisar, a través de Internet, la potencia generada, la gestión de cada aerogenerador, hasta qué medida funcionan en relación con lo que podría obtener en cada caso… Con este programa, Isotrol inspecciona el 27% de la potencia total producida en España.
Con respecto a la conversión digital del sector público, la compañía ha diseñado un sistema que recopila la información de diferentes fuentes, la convierte al formato necesario y la integra en una misma página. «Es un método ideal para la versión digital de los diarios y páginas de organismos oficiales», apunta Sáenz.

José Luis Calvo subraya que Isotrol ha sabido adaptarse siempre a los nuevos tiempos. Y añade que la crisis actual puede desalentar a quienes barrunten la idea de fundar una empresa, pero no deben desistir porque, según el presidente de la compañía, «sólo se necesita un buen equipo, un buen proyecto, algo de financiación y ganas de complicarse la vida».

Fuente: Ideal – Imagen: Lasfestas