La Comunidad de Madrid se ha sumado a Comunidad Valenciana y Murcia, las tres gobernadas por el PP, en su oposición al proyecto del Gobierno para que todos los alumnos de 5º de Primaria dispongan de un ordenador portátil, según informa la cadena SER. Las razones: que el modelo elegido, un Toshiba NB 200, puede causar problemas de salud a los niños.

Se trata del plan Escuela 2.0, presentado el pasado 12 de mayo por José Luis Rodríguez Zapatero, que entrará en vigor en septiembre y que consiste en una pizarra digital por aula, un ordenador por alumno, conectividad y formación del profesorado. Su presupuesto es de 200 millones en 2009-2010 repartidos para toda España. La primera comunidad fue la gobernada por Francisco Camps, cuyo responsable de Educación, Alejandro Font de Mora, acusó al Gobierno de “provocar la miopización de muchos niños” por repartir ordenadores de 10 pulgadas.

“Problemas visuales y ergonómicos”

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, le respondió que hay 14 comunidades autónomas que van a cofinanciar el plan que “deben de tener una teoría distinta sobre la miopía”. A Murcia, presidida por el popular Ramón Luis Valcárcel, tampoco le agradó el modelo elegido y ahora Madrid es la que pone objeciones a los dispositivos porque el “reducido” tamaño de las pantallas -un folio- puede causar “problemas visuales y ergonómicos” a los alumnos.

En Madrid hay casi 50.000 alumnos que deberían contar a lo largo de este curso con esos nuevos portátiles pero la aplicación del plan está en el aire porque, de momento, el Gobierno de Esperanza Aguirre no ha firmado el convenio con Educación para su desarrollo. La consejera de Educación del Gobierno de Esperanza Aguirre, Lucía Figar, ha sido muy clara al respecto: “Estos miniordenadores no son los más adecuados”.

La Comunidad de Madrid sostiene que sus objeciones no son partidistas ni políticas sino que buscan el bienestar de los alumnos. Madrid pide también que el plan se aplique de forma escalonada y sea voluntario y no obligatorio. El Ministerio de Educación se limita a señalar que sigue abierto a las negociaciones y que confía en que Madrid se sume finalmente al programa.

Hasta la fecha, recuerda el departamento de Gabilondo, todas las comunidades, salvo tres -Comunidad Valenciana, Murcia y Madrid-, se han comprometido ya con este programa. También recuerdan que estas tres comunidades han recibido dinero para la adaptación de centros educativos y para realizar inversiones en conectividad a Internet.

Fuente: El País