Ni notebook ni netbook, ni smartphone ni e-book. En esta sopa de letras de la informática de consumo, lo último se llama smartbook y, por supuesto, pretende reunir lo mejor de los anteriores aparatos y ninguno de sus inconvenientes. Así lo pregonan Lenovo, cuarto fabricante mundial de ordenadores, y Qualcomm, líder de chips para móviles 3G, que con este nuevo concepto de ordenador se abre a otros negocios.

¿Qué tiene el smartbook Skylight que no tengan otros portátiles? De entrada, lo más llamativo es una batería que dura 10 horas, el doble de lo habitual.

La idea es que el portátil sea como el móvil, algo que siempre está encendido y que basta una tecla para llamar a un contacto o, en el caso del smartbook, conectarse a Internet. Se acabó el esperar un par de minutos para que se encienda y se conecte a la Red.

Pese al nombre dado a este tipo de ordenadores –Dell ha anunciado otro y JooJoo tiene uno a la venta desde diciembre- no es un smartphone (un teléfono inteligente) ni un e-book. Ni llama por teléfono ni es un lector pensado para libros. Pero tiene otras ventajas. Si el notebook es un portátil pero mucho más ligero (y caro), y el netbook, un ligerísimo portátil pensado fundamentalmente para conectarse a la Red (y muy barato), el smartbook presentado en Las Vegas por Lenovo y Qualcomm es ligerísimo (900 gramos escasos), de un diseño precioso y preparado para ver vídeos en alta definición. Como dijo el presidente de Lenovo, Yuanqing Yang, en la presentación, no es un ordenador adaptado a Internet, sino diseñado a medida de Internet, es decir, la conexión permanente en cualquier lugar.

Para eso lleva wi-fi, Bluetooh y 3G. El precio rondará los 400 euros, pero probablemente las operadoras telefónicas lo regalarán u ofrecerán más barato ligado a planes de abono telefónico por varios años.

La presentación del Skylight impresionó, pero algunos no ven sus ventajas, sino sus fallos. Por ejemplo, que es más grande que un teléfono, pero demasiado pequeño para disfrutar de las películas. Sin embargo, la respuesta del consumidor es impredecible, no hay más que recordar la aparición de lo netbooks ultraligeros de Asus, que en esta época de crisis han dado alas a la industria del ordenador. ¿Quién iba a pagar 300 euros por un ordenador que no tiene ni reproductor de DVD? Pues 33 millones de personas, sólo el pasado año, y en este crecerá un 20%.

Para que Skylight tenga éxito cuenta con una ventaja que no tendrán los futuros competidores: que Lenovo es un fabricante chino, número uno en su país, donde, como puso de manifiesto Yang, se junta un fuerte crecimiento económico y una falta de este tipo de productos tecnológicos. Ni Dell ni JooJoo, ni siquiera el futuro tablet (otro concepto) de Apple, gozan de predicamento en el gigante asiático.

La feria se abrió el jueves con el presidente de Microsoft, Steve Ballmer. La empresa anunció que este año llegará el Proyecto Natal, que permitirá jugar con la consola Xbox sin mandos, ya que ésta obedecerá a la voz y los gestos del jugador. Para completar el lío de la sopa de letras sobre los ordenadores portátiles y pantallas en general, Ballmer presentó el prototipo de HP de su tablet, el ordenador pizarra que, por supuesto, amplía las imágenes con los dedos, moda que inició el iPhone de Apple, lee libros y reconoce la escritura.

Parece que por ahí irá Apple cuando presente el suyo. En cualquier caso, es una pantalla más y es seguro que ya no va a haber monopolios en este campo. Cada cual tendrá su pantalla o pantallas a su medida y para diferentes trabajos. Pero mientras el tablet ya arrastra unos cuantos años de vida (sólo se ha introducido en las escuelas y entre los médicos), el smartbook es lo más novedoso de la feria de Las Vegas, al menos hasta esta tarde.

Fuente: El País – Autor: Javier Martín