Los adolescentes y jóvenes argentinos reemplazaron en los últimos años las computadoras por teléfonos móviles para su comunicación y esparcimiento, según coincidieron dos encuestas locales que, no obstante, resaltaron que entre los más chicos reina la televisión.

El teléfono no sólo les sirve como medio de comunicación, sino también como consola de juegos, cámara de fotos y de videos y equipo de música, indicaron los chicos consultados en una encuesta de la Universidad de Palermo y la consultora TNS Gallup.

La compulsa, realizada entre 895 argentinos de 10 a 24 años, indicó que el celular es prioridad para el 40% de los adolescentes y jóvenes, por sobre la televisión (un 34%) y la PC (23%).

El estudio de la Universidad de Palermo y Gallup se realizó con el fin de verificar el alto impacto que tienen las tecnologías incipientes en el segmento juvenil. Por ejemplo, nueve de cada diez entrevistados afirmó haber enviado al menos un mensaje de texto; el 56% declaró utilizar el celular como mínimo un vez a la semana, mientras el 60% afirmó que logra “mantenerse al día” sobre nuevas tecnologías, según publicó Clarín en su edición de hoy.

Otra encuesta, elaborada por el programa Escuela y Medios del Ministerio de Educación de la Nación, corroboró que el celular prevalece sobre la PC, aunque es aventajada por la televisión.

De acuerdo con esta compulsa, el artefacto de preferencia para los jóvenes es la TV con un 45%; le sigue el celular con un 40% y, muy rezagada, queda la computadora con un 8%.

Ante la consulta “¿Qué medio lamentaría perder?”, los jóvenes privilegiaron al teléfono móvil, con un 40%, y a la computadora le otorgaron un 25%. La televisión, en este caso, sumó el 75%.  La encuesta contempló a todos los sectores sociales y participaron 3.600 adolescentes de 11 a 17 años de la ciudad de Buenos Aires y las 23 provincias argentinas.

Roxana Morduchowicz, directora del programa Escuela y Medios, explicó al respecto que “queríamos saber cómo era la casa tecnológica de un adolescente. Y nos dimos cuenta de que esos hogares tienen más pantallas que libros”.

“Llama la atención la velocidad de ascenso que consiguió el celular en un corto plazo. Las pantallas generaron nuevas formas de sociabilidad juvenil. Y el celular cumple con esas funciones: chatear, mandar mensajes, navegar, escuchar música, ingresar a las redes sociales. Esto lo hace sin diferenciación, porque atraviesa todos los sectores sociales. En cambio la computadora tiene mayor valoración donde hay conectividad”, dijo Morduchowicz.