Los amantes del ciclismo están de enhorabuena. Internet contiene una nueva utilidad para los que practican este deporte: Googlebike. Este servicio web (www.googlebike.com) es el único que ofrece la posibilidad de conocer el perfil de la pendiente de cualquier ruta del mundo de forma automática y totalmente gratuita. “Sin necesidad de hacer cálculos matemáticos, la web lo hace por ti”, explica Higinio Maeztu, el creador de la misma. Una pionera idea que, después de un año, sigue desarrollando. Entre la últimas novedades: una aplicación que permite guardar la búsqueda en un navegador GPS para guiar al ciclista durante todo el recorrido.

El cálculo se realiza a través de Google Earth, el programa informático que permite visualizar imágenes a escala de cualquier lugar del planeta, a modo de Sistema de Información Geográfica (SIG). No solo ofrece la posibilidad de calcular las pendientes por carreteras, siguiendo los caminos recomendados por Google Maps, sino también aquellas que el usuario elija a libre trazado.

Tan solo hay que marcar dos puntos en el mapa que aparece en pantalla: el de partida y el de llegada, y Googlebike hará el resto. La web muestra un gráfico de altitudes, con el porcentaje de la pendiente de cada kilómetro. También aparecen otros datos de interés como la distancia kilométrica total del camino, cómo afecta la dirección y fuerza del viento, el coeficiente de la ruta o puerto y su categoría asociada, la velocidad media a la que se puede ir pedaleando y el tiempo estimado para llegar al destino marcado. “Así el ciclista puede prevenir las dificultades con las que se va a encontrar”, explica este apasionado de la bicicleta que ha subido el puerto Tourmalet, paso montañoso conocido por su relación con el Tour de Francia.

Este gaditano, de 24 años, recuerda con alegría cómo, lo que empezó como un proyecto final de estudios, se traduce ahora en “una media de 500 visitas al día” y en felicitaciones de clubes de ciclismo de España que “usan esta herramienta” para planificar los entrenamientos. Ni la Matrícula de Honor que consiguió, ni la mención honorífica que le ha otorgado la Universidad de Sevilla el pasado junio. “Saber que a la gente le sirve lo que hago, es la mayor satisfacción que puedo tener”, expresa.

Al no tener publicidad insertada, no obtiene beneficios económicos. Tampoco, este ingeniero informático mantiene ninguna relación laboral con la empresa propietaria del buscador más popular de la Red. Pero ha recibido algunas críticas negativas referidas a la utilización de la marca de ésta para darle nombre a su proyecto: “Pensé en cambiarlo, pero entonces despistaría a los usuarios”, admite.

Desde su puesta en funcionamiento hace un año, Googlebike ha ido creciendo con el tiempo, incluyendo mejoras acorde con las necesidades de los usuarios: “He ido incorporando nuevas utilidades que iban pidiéndome a través del foro”, explica Maeztu. Además de las descargas al navegador GPS, existe la posibilidad de continuar rutas comenzadas, eliminar puntos anteriores y cargar rutas calculadas en otros formatos.

Aunque trabaja como diseñador informático, Maeztu sueña con poder ganarse la vida con proyectos como éste. “Hasta entonces seguiré renovando Googlebike en mis ratos libres”. También habrá un hueco para realizar rutas en bicicleta, como la subida que planea con sus amigos al Mulhacén (Granada), el pico más alto de la península Ibérica. ¿Alguien se apunta?

Fuente: Diario Digital El País