13800 chicos que asisten a escuelas rurales serán beneficiados por el Programa Sembrador, impulsado por la Fundación Bunge y Born que dicta cursos y capacitaciones gratuitas online a más de 900 docentes en 12 provincias.

Un proyecto impulsado por la Fundación Bunge y Born presta sin costo alguno cursos y capacitaciones gratuitas online a más de 900 docentes en 12 provincias. Esta actividad que impacta sobre 13.800 chicos que asisten a escuelas rurales.

Sin lugar a dudas internet puede ser un medio eficaz para que la educación llegue a todos los ciudadanos argentinos. En los últimos tres años 904 docentes rurales han participado en un proyecto de educación a distancia en el cual recibieron capacitaciones y cursos en una plataforma e-Learning. Se calcula que cada profesor influye en un promedio de 15 estudiantes lo que señala que hubo un impacto sobre 13.800 chicos.

“E-Learning para Maestros Rurales” forma parte del Programa Sembrador de ayuda a escuelas rurales que impulsa la Fundación Bunge y Born, en alianza con la Fundación Perez Companc, desde 2007. El proyecto de educación online ya ha brindado asistencia a 497 escuelas de las provincias de Entre Ríos, Catamarca, Santa Fe, Córdoba, Misiones, Santiago del Estero, Córdoba, Chaco, Mendoza, San Luis, Misiones y Buenos Aires.

“Con el proyecto de e-Learning le brindamos a los maestros rurales la posibilidad de adquirir herramientas intelectuales que les permitan enriquecer el proceso de enseñanza aprendizaje de sus alumnos”, señaló la Gerenta de Proyectos de la Fundación Bunge y Born, Lic. Constanza Ortiz.

Para el diseño del proyecto virtual se convocó a la empresa argentina especializada en e-learning y gestión del conocimiento e-ABC. El proceso que incluyó la provisión de servicios de consultoría, la implementación de una plataforma de formación online, la producción de contenidos para web y el trabajo con los tutores para lograr la interacción en el marco de esta comunidad educativa. En 2009, el compromiso se incrementó con nuevos cursos y en 2010 se duplicaron las zonas donde se dictan.

“A través de los cursos el desafío fue lograr la interacción de la comunidad educativa integrada a la iniciativa”, explicó Carlos Biscay, director de la empresa e-ABC. “Sin interacción puede haber e-learning, pero no necesariamente se concreta el aprendizaje”, advirtió.”Para cumplir el objetivo se planteó un diseño didáctico que se focaliza en la reflexión de la práctica docente, la aplicación de ejercicios en el aula y el intercambio con colegas, a través de un formato atractivo de los contenidos, que incluyen una pequeña simulación de una situación de clase por semana, y de un equipo de tutores que acompaña a los participantes en todo el proceso de acercase a la tecnología y compartir experiencias”.

El futuro del proyecto e-Learning para Maestros Rurales es continuar ofreciendo los 6 cursos virtuales que lo componen a nuevas zonas de supervisión por provincia y diseñar nuevas propuestas formativas, señalaron desde la fundación.

Fuente: Rosario3