Los equipos compatibles con el formato tridimensional ya están disponibles en el país, pero aún falta resolver cuestiones de infraestructura para la transmisión y la generación de contenidos.

Las producciones cinematográficas en tres dimensiones llegaron a Argentina para quedarse y la industria de contenidos va por más: la televisión. Con la creación de nuevos dispositivos, el 3D está metiéndose en los hogares de todo el mundo. Pero para ello es necesario no sólo contar con la infraestructura adecuada, sino también con producciones y equipos compatibles con el formato. Para conocer más sobre el avance del segmento en el país, Canal AR dialogó diferentes actores de la industria.

Roxana Nakazato, project manager de GFK Retail and Technology, señaló que el público argentino suele cambiar sus electrodomésticos solamente cuando dejan de funcionar o cuando por un tema de costos, no conviene repararlos. “Los televisores también se movían con esta lógica de recambio, pero desde la aparición de los LCD con su tecnología de vanguardia y sus precios muy competitivos, en los últimos tiempos se vio un furor de ventas muy marcado”.

Según la ejecutiva, todavía no se puede hablar de números en TV 3D vendidos porque su lanzamiento es demasiado reciente. No obstante, estimó que su penetración inicial será similar a de los LED. “Necesitarán un periodo de adaptación que será lento debido a sus altos precios, ya que aparecen justo después de que muchos usuarios acaban de realizar su recambio de aparatos y compraron un LCD con las promociones y facilidades previas y durante el Mundial de Sudáfrica”, explicó.

En julio Samsung puso a la venta sus televisores compatibles con el formato tridimensional y dio el puntiapié inicial para que comience una nueva etapa. Gustavo Biassoni, gerente de Marketing de Consumer Electronics de la firma en Argentina, afirmó que el entretenimiento 3D surge de una necesidad del consumidor de buscar nuevas formas de interactuar con la TV, al igual que sucede en el cine. “Desarrollamos un poco más esa tecnología para ofrecerla en la comodidad del hogar”.

Preparando el terreno

Aún cuando los equipos de la marca cuentan con una opción para transformar los contenidos de bi a tridimensionales, uno de los principales inconvenientes a superar, según el ejecutivo, es el ancho de banda para la transmisión, dado su mayor peso. “Cada país de la región avanza dependiendo de la evolución y la migración al formato digital. A medida aceleren el proceso, va a resultar más fácil ofrecer esos contenidos”, dijo.

Biassoni señaló que en Estados Unidos DirecTV anunció que prepara un canal exclusivo para pasar producciones 3D las 24 horas, y que ese tipo de estrategias dan cuenta de que “no es un recurso marketinero”. A su entender la tendencia es global y distintas áreas están impulsando su desarrollo. “Incluso DreamWorks se atrevió a decir que en 5 años todas las películas van a ser en 3D”.

Por su parte, Sergio Neuspiller, director de Full Dimensional Entertainment, señaló que la industria no para de sacar dispositivos compatibles con el formato: notebooks, TVs, computadoras, teléfonos celulares, displays autoestereoscópicos, proyectores, servidores, consolas de juego, reproductores digitales de todo tipo, y también las plataformas online como YouTube tienen su sección para 3D, que soporta todos los formatos existentes desde los antiguos anaglifos cian y rojo, hasta los más modernos lentes activos.

Para el cineasta los prestadores anuncian producciones y eventos en tres dimensiones, pero en verdad hay muy poco contenido disponible para la enorme oferta de dispositivos. “Esto representa una excelente oportunidad para las productoras”.

A su entender, en función del 3D las compañías se dividirían en tres categorías. En primer lugar están las que generan la mayor parte de su contenido en material grabando casi en tiempo real o incluso transmitiendo en vivo. Para Nesupiller son las que tienen una gran oportunidad, porque tienen la opotunidad de generar más cantidad de contenido en el menor tiempo. “Pueden llenar rápidamente espacios de grilla, pero son las que enfrentan la en mayor medido la barrera tecnológica. Al trabajar en simultáneo con varias cámaras necesitan mucho equipamiento y camarógrafos especializados, switchers especiales y procesadores de señal”.

Por esa razón, son las que deben afrontar la mayor inversión en equipamiento y aprender como operarlo de punta a punta para sacarle provecho. “Tendrán que saber diseñar sus decorados, iluminar, optimizar el espacio de sus sets, y reentrenar a camarógrafos, directores y técnicos”.

En segundo lugar, se ubican las productoras que generan programas de ficción, u otros, grabando al estilo tradicional con una o mas cámaras pero con idea de editar luego. “Son las que están en el medio del rio”, dijo el cineasta, porque si bien tienen que adquirir equipos, es en menor medida, dado que también pueden alquilarlos, y al no ir en vivo tienen más chances de corregir e ir aprendiendo sobre la marcha. “Les juega en contra el tiempo de producción. Para generar una hora de contenido se toman mucho mas tiempo que el primer grupo. Por ende no generaran grandes volúmenes de contenido pero sí son de calidad”, aseguró.

Por último, están las compañías que crean contenidos basados en animación computada, que son las que menos invierten y las que incluso tuvieron contacto con el mundo 3D desde antes. “Claramente son las más lentas para producir”, señaló Neuspiller.

– ¿Cuáles son las limitaciones que existen en el mercado local para la creación de contenidos 3D?

– No hay limitaciones en tecnología, ni en talento. En Argentina hay mucha creatividad, muy buenos técnicos y somos especialistas en adaptarnos a lo que venga. Nuestra limitación obviamente pasa por la inversión. Y esto afecta, más o menos, dependiendo del tipo de producto 3D que se pretenda generar. En el segmento de producción animada, que justamente es el que menor inversión proporcional representa el paso al 3D, veo una gran oportunidad. En contrapartida no tenemos una industria de la animación realmente consolidada que pueda afrontar demandas de volumen en el corto plazo. Deberíamos formar mas modeladores, animadores, compositores.

A destiempo

Neuspiller afirmó a este medio que fuera de lo cinematográfico, rubro en el cual el 3D está creciendo muy velozmente con una gran aceptación por parte del público, ve difícil la venta de televisores compatibles en los hogares. Básicamente por dos motivos:

  • Gran parte de la población en condiciones de comprar un TV 3D acaba de comprar en 50 cuotas TVs LCD de tecnología obsoleta. Para el ejecutivo es difícil que este mismo segmento, que acaba de hacer un importante esfuerzo al modernizar su equipo, lo cambie cuando aun no pago ni el 10% del mismo.
  • Por otro lado, gracias a los importantes aranceles de importación a los que se suman ahora los impuestos internos que alcanzan a casi todos los rubros de electrónica, y a la cotización del dólar, los TV 3D están inaccesibles para la mayoría.
  • Fuente e imagen: Canal Ar