En pocas palabras podría decirse que es el proceso por el cual una empresa terceriza una tarea, pero en lugar de hacerlo con un proveedor específico (outsourcing), lo hace como un llamado abierto a una comunidad o grupo de posibles proveedores de esa tarea.

El término fue acuñado por Jeff Howe en la revista Wired.

El sitio Open Innovators ofrece dos definiciones interesantes:

a. La “formal” (White Paper definition): Crowdsourcing es el acto de tomar un trabajo tradicionalmente realizado por un agente designado (usualmente un empleado) y tercerizarlo en un grupo de gente generalmente amplio e indefinido, bajo la forma de un llamado abierto.

b. La versión “corta”: Es la aplicación de los principios del Open Source (Software Libre) a campos fuera del software. Esto último, sin embargo, es materia de discusión.

El Crowdsourcing puede utilizarse para obtener:

1. I+D (como en el caso de Innocentive, una plataforma para obtener innovaciones de fuera de la empresa creada por la farmacéutica Eli Lilly),

2. financiamiento (en cuyo caso se denomina crowdfounding), o

3. diseño de nuevos productos, como en esta empresa que fue caso de estudio en el MIT.

Aunque la tendencia tiene un desarrollo mayor en EEUUy algunos países de Europa, el modelo está en plena difusión, como indica este caso.

Posted by Eduardo Remolins – Fuente: El economista en piyama