Category: aprendizaje flexible


María Elena Walsh, autora de clásicos infantiles que han recorrido generaciones, escribió una carta al diario La Nación para denunciar los problemas que sufren los discapacitados en la Argentina.

“Pocos saben lo largo y penoso que es el trámite para obtener obleas reglamentarias en autos para discapacitados. Colas interminables en lugares inhóspitos, presentación de informes médicos, estudios, exámenes ante médicos del lugar, etc. Luego de meses de verificaciones, si se obtiene la oblea, ¿qué ocurre?”, relata y cuestiona la compositora.

Además, critica el negocio de las fotomultas y su aplicación poco precisa al decir que “unos niñoides en sus carritos eléctricos juegan a ser fotógrafos y multan a los autos con las obleas por estar en lugares prohibidos (?). ¿A quién benefician con eso?”.

“Hacen perder las pocas energías de los discapacitados en oficinas públicas para demostrar que sí son discapacitados -continúa- Humillan a los empleados de tránsito por hacerles hacer trabajos inútiles como archivar actas mal labradas. Erosionan el erario con gastos de papel, correo, fotocopiadoras y mil etcéteras”.

“Además, un doctor jefe firma las actas en la que se observa perfectamente la foto con la oblea oficial de discapacidad, con número de la ley nacional. ¿A qué juegan estos personajes? ¿Quién les pone límites? Es vergonzoso”, concluye la autora de Manuelita la tortuga, El twist del Mono Liso, El Reino del Revés y otros gigantescos clásicos para chicos.

Fuente e imagen: La Capital

13800 chicos que asisten a escuelas rurales serán beneficiados por el Programa Sembrador, impulsado por la Fundación Bunge y Born que dicta cursos y capacitaciones gratuitas online a más de 900 docentes en 12 provincias.

Un proyecto impulsado por la Fundación Bunge y Born presta sin costo alguno cursos y capacitaciones gratuitas online a más de 900 docentes en 12 provincias. Esta actividad que impacta sobre 13.800 chicos que asisten a escuelas rurales.

Sin lugar a dudas internet puede ser un medio eficaz para que la educación llegue a todos los ciudadanos argentinos. En los últimos tres años 904 docentes rurales han participado en un proyecto de educación a distancia en el cual recibieron capacitaciones y cursos en una plataforma e-Learning. Se calcula que cada profesor influye en un promedio de 15 estudiantes lo que señala que hubo un impacto sobre 13.800 chicos.

“E-Learning para Maestros Rurales” forma parte del Programa Sembrador de ayuda a escuelas rurales que impulsa la Fundación Bunge y Born, en alianza con la Fundación Perez Companc, desde 2007. El proyecto de educación online ya ha brindado asistencia a 497 escuelas de las provincias de Entre Ríos, Catamarca, Santa Fe, Córdoba, Misiones, Santiago del Estero, Córdoba, Chaco, Mendoza, San Luis, Misiones y Buenos Aires.

“Con el proyecto de e-Learning le brindamos a los maestros rurales la posibilidad de adquirir herramientas intelectuales que les permitan enriquecer el proceso de enseñanza aprendizaje de sus alumnos”, señaló la Gerenta de Proyectos de la Fundación Bunge y Born, Lic. Constanza Ortiz.

Para el diseño del proyecto virtual se convocó a la empresa argentina especializada en e-learning y gestión del conocimiento e-ABC. El proceso que incluyó la provisión de servicios de consultoría, la implementación de una plataforma de formación online, la producción de contenidos para web y el trabajo con los tutores para lograr la interacción en el marco de esta comunidad educativa. En 2009, el compromiso se incrementó con nuevos cursos y en 2010 se duplicaron las zonas donde se dictan.

“A través de los cursos el desafío fue lograr la interacción de la comunidad educativa integrada a la iniciativa”, explicó Carlos Biscay, director de la empresa e-ABC. “Sin interacción puede haber e-learning, pero no necesariamente se concreta el aprendizaje”, advirtió.”Para cumplir el objetivo se planteó un diseño didáctico que se focaliza en la reflexión de la práctica docente, la aplicación de ejercicios en el aula y el intercambio con colegas, a través de un formato atractivo de los contenidos, que incluyen una pequeña simulación de una situación de clase por semana, y de un equipo de tutores que acompaña a los participantes en todo el proceso de acercase a la tecnología y compartir experiencias”.

El futuro del proyecto e-Learning para Maestros Rurales es continuar ofreciendo los 6 cursos virtuales que lo componen a nuevas zonas de supervisión por provincia y diseñar nuevas propuestas formativas, señalaron desde la fundación.

Fuente: Rosario3

Lately, I’ve been thinking a lot about babies – and how the child’s ability to explore, experiment, and make mistakes is an essential part of the creative process. When we are at the height of our creative productivity or “flow” state, our brainwaves reflect a deeply meditative, or “theta,” pattern. As babies and pre-adolescent children, this theta state – characterized by the ability to shut out the world and deeply concentrate and connect with a task at hand – is the norm, enabling children to lose hours playing in completely imaginary worlds. Yet, for adults theta brainwaves are more difficult to access, usually coming only in half-waking states as we slip into dreams.

Rumor has it that Thomas Edison (progenitor of the 99% namesake) would sleep just 4-5 hours a night and then power-nap in order to intentionally access the super-creative powers of the theta state. Edison would grasp a ball bearing in his hand, which he draped over the arm of his chair just above a tin pie plate. As he nodded off in his chair, he’d drop the bearing, and the clanging would wake him up just as he drifted off. Then, he would immediately write down whatever was in his mind.

Author Jim Robbins writes of a similar technique used by chemist Friedrich Kekule, in A Symphony of the Brain, describing a reverie in which he “envisioned atoms forming a chain and snakes biting their tails, which led him to discover the shape of the benzene ring.”

These a-ha moments spring not from concerted effort, but rather from deep relaxation and fully open outlook that is unconscious of “adult” workaday concerns such as: timelines, cost constraints, client expectations, or any other kind of conventional or orthodox thinking. When insight does strike, it’s usually because we’ve been able to somehow shut out all of these petty concerns – by running, meditating, napping, etc. Once we are able to forget the anticipated outcome, we are freed up to explore the full range of creative solutions.

This is where babies have a tiny leg up on us, so to speak. So-called “executive functions” like strategic planning have yet to come on the scene. When your niece is learning to walk, she’s not thinking about a series of nagging dependencies. (What if I don’t make it over to the table with the shiny object on it before it’s removed? If I fall down, will people laugh?) The result is that– unlike responsibility-addled, time-pressed adults – babies are less concerned with getting things right on the first try.

Psychology professor and writer Alison Gopnik, author of The Philosophical Baby, writes about the possibilities of the mind of a child, untainted by anticipation and planning:

“Our mature brain seems to be programmed by our childhood experiences — we plan based on what we’ve learned as children. Very young children imagine and explore a vast array of possibilities. As they grow older and absorb more evidence, certain possibilities become much more likely and more useful. They then make decisions based on this selective information and become increasingly reluctant to give those ideas up and try something new. Computer scientists talk about the difference between exploring and exploiting — a system will learn more if it explores many possibilities, but it will be more effective if it simply acts on the most likely one. Babies explore; adults exploit.”

As we get older, our ways of thinking harden, and we start making decisions based on what we know works. Creatives are the great exception.  As RISD president John Maeda said at this year’s 99% Conference, creatives have the unique ability to live with ambiguity – and to live with mistakes. In fact, one begets the other. Without a certain comfort level with ambiguity – an uncertain outcome – we would never experiment. If we never experimented, we would never make mistakes. And if we never made mistakes, we would never learn anything.

As we get older, our ways of thinking harden, and we start making decisions based on what we know works.

The creative process of inventor James Dyson is a startling example. Although Dyson is now one of the wealthiest men in Britain, it took him 15 long years and thousands upon thousands of failed experiments to arrive at his first success. In a Fast Company interview, Dyson explains, “I made 5,127 prototypes of my vacuum before I got it right. There were 5,126 failures. But I learned from each one. That’s how I came up with a solution. So I don’t mind failure. I’ve always thought that schoolchildren should be marked by the number of failures they’ve had. The child who tries strange things and experiences lots of failures to get there is probably more creative.”

As Dyson observes, from an early age, most of our school training encourages us to be risk-averse by rewarding those who deliver exactly what’s expected – rather than those who try something new and dare to look foolish. We are taught to honor rigor and focus over play and experimentation.

Yet, it is these same qualities – playfulness, wonder, and a lack of inhibition – that have fostered the greatest creative breakthroughs. They are also a key ingredient in highly functioning creative teams. Pyschology Today reports that “when teams of people are working together on a problem, those groups that laugh most readily and most often are more creative and productive than their more dour and decorous counterparts.”

Of course, rediscovering the wonder and relentless experimentation of a child is only part of the equation – or, one of the selves we must tap into as creatives. It must be balanced by judicious “adult” decisions about everything from how we focus our energy to what we decide to share with the world.

Essayist and thinker Susan Sontag may have put it best when she described the four selves the artist must inhabit. The first two are clearly connected to an experimental, childlike mindset, while the latter two relate to more adult, executive functions:

Fuente: The99percent

La educación ya no es lo que era antes, ahora la tecnología ha entrado a las aulas para potenciar la educación y estar a la altura de las exigencias de la nueva sociedad.

El MP780 ST de BenQ, con su sistema de proyección Point Draw, permite a los usuarios contar con un pizarrón interactivo y un proyector al mismo tiempo, además de posibilitar la visualización 3D, que permite a los profesores interactuar con los contenidos proyectados sin necesidad de calibrar el proyector y la pantalla, tan solo usando un cable USB, el MP780 ST, un computador y la pluma PointDraw, este sistema incluye un micrófono y un altavoz de 20W .

También se pueden usar programas como PowerPoint, Word, Excel, entre otros programas para presentaciones. Este software incluye distintas herramientas útiles para la clase, como: guardar, hacer zoom, deshacer, rehacer, entre otras similares, y funciones multimedia que permiten al maestro grabar su lección.

La pluma Point Draw, permite elegir entre varios colores: verde, azul, rojo o negro, y así poder diferenciar distintas anotaciones, al igual que puede utilizarse sobre la pantalla o en forma remota con tan sólo presionar un botón, funciona de la misma manera que lo hace un mouse. Además, la pluma no necesita baterías, ya que se carga directamente con un computador por medio de un puerto USB.

El proyector MP780 ST tiene un precio sugerido de $2.099 dólares en los Estados Unidos. Viene con un año de garantía.

Fuente: Guapacho

¿Los medios reflejan la realidad? ¿Cómo transformar la educación en conocimiento? Estos son algunos de los interrogantes que el Ministerio de Educación de la Nación plantea para debatir con los docentes y alumnos de los profesorados. Será a través de un seminario virtual gratuito que comenzó el miércoles para más de 840 educadores, de los cuales 133 son santafesinos. En septiembre arranca para los estudiantes del magisterio.

El salón Leopoldo Marechal del Palacio Pizzurno fue el escenario en donde se presentó el pasado miércoles el seminario “Comunicación y ciudadanía”. Especialistas en comunicación y pedagogos estuvieron presentes en la apertura de esta instancia formativa lanzada por el Instituto Nacional de Formación Docente (Infod), que apunta a “restaurar el valor político estratégico que tiene la formación docente de cara al derecho de los niños y adolescentes de aprender”, según señala la directora del organismo, Graciela Lombardi.

Mirada crítica

La discusión sobre el rol de los medios en el proceso de aprendizaje de chicos y jóvenes es de larga data. Sin embargo, la iniciativa de la cartera educativa nacional apunta a profundizar una mirada crítica sobre los medios, tanto de los contenidos como de los aspectos económicos y políticos que los atraviesan.

“La idea es no ser ni ingenuos ni pasivos, sino estar posicionados y que se pueda reflexionar sobre la intrínseca relación entre los medios, los periodistas, y la políticas sociales, y ser protagonistas de ese debate”, comenta Lombardi acerca del curso virtual, enmarcado en la línea de trabajo “Entre Todos: ciudadanía y formación docente”, desarrollada por el Infod.

A través de distintos módulos de trabajo que permitirán interrogar “sobre las relaciones entre comunicación, nuevas tecnologías y los procesos educativos desde una perspectiva crítica, el seminario se inició este miércoles con más de 840 docentes de los profesorados de los distintos niveles de la enseñanza. Con el acompañamiento de 30 tutores, la propuesta tendrá una duración de siete semanas.

“Si dejáramos de educar en la mirada respecto de los medios y de formar lúcidamente a un futuro docente en el manejo de la explosión informativa que tiene nuestra sociedad estaríamos educando para el siglo XIX”, añade Lombardi.

Sigue leyendo


El día 1 de Septiembre se inicia la capacitación destinado a jóvenes de 18 a 24 años desocupados con secundario completo.

Se realizarán en el Centro Municipal Distrito Sur (Uriburu y Buenos Aires).
Son organizados conjuntamente por la Fundación Ciudad de Rosario, el Polo Tecnológico Rosario, la Municipalidad de Rosario y la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Provincia Santa Fe y serán dictados por la UNR y la UTN, con entrega de certificados oficiales.
Los cupos son limitados.

Los Cursos que integran el Programa son
:

- Instalación y configuración centrales telefónicas sobre VoIP. Inician dos cursos el 01/09, uno por la mañana y otro por la tarde.
- Programación en lenguaje JAVA. Inicia 20/09, se cursa por la mañana.
- Programación en lenguaje PHP. Inicia 20/09, se cursa por la tarde.
- Administración de redes con Linux.Inicia 21/09, se cursa por la mañana.
- Webmaster. Inicia 21/09, se cursa por la tarde.
- Instalación y configuración Cámaras de video sobre IP. Inicia 17/11, se cursa por la mañana.

Inscripción e informes
: interlab@rosario.gov.ar, teléfono 0341-4802566 interno 192 de 8 a 13hs.

Fuente e Imagen : Polo Tecnológico Rosario

¿Hace falta asistir a un aula para escuchar a un profesor para tener una formación de calidad? La enseñanza virtual, que prescinde de ambas cosas, gana adeptos cada día. El curso pasado 47.270 personas estudiaron una carrera o un máster oficial en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que solo imparte clase por Internet.

En la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia), que hace 10 años empezó a incorporar sistemas interactivos, se matriculan 60.000 alumnos nuevos cada año y es el centro con más estudiantes de España. La mayoría de grandes corporaciones ofrece ya online parte de la formación continua a sus empleados. La crisis, la necesidad de reciclaje laboral y de nuevas capacidades de aprendizaje borran los prejuicios contra la llamada ciberenseñanza.

La cuestión es: a la hora de buscar trabajo, ¿valorará igual el responsable de recursos humanos un título obtenido online que uno en una universidad tradicional? Según Randstad, empresa de selección de personal, en algunos sectores lo acogerán incluso mejor. “Las empresas valoran la institución o el centro formativo por encima de si la formación ha sido presencial u online. Siempre y cuando la formación esté homologada, algo fundamental, les es indiferente”, explica.

“Las empresas aplican cada vez más la formación a distancia internamente. Por eso confían cada vez más en los que llegan con ese tipo de formación a hacer entrevistas”, asegura Albert Sangrà, director académico del centro de investigación, innovación y formación en aprendizaje virtual de la UOC. Además, cree que la formación en sí misma ha avanzado mucho: profesores especializados, didáctica específica y mejoras técnicas. Su centro tenía 200 estudiantes en 1995. Ahora tienen más de 47.000 en programas oficiales. “¿Quién es más virtual, un alumno de mi centro, que tiene que trabajar desde casa todos los días para cumplir plazos de trabajo y para entender por sí mismo lo que estudia, o un alumno que va un día a clase y no vuelve a pisar el aula hasta el examen? De los segundos, las universidades tradicionales están llenas”, defiende.

Para Miguel Santamaría, vicerrector de calidad e innovación en la UNED, el enorme crecimiento en los últimos dos años del ciberaprendizaje tiene que ver con la crisis. No por cuestión de precio (en el caso de esta, los precios son similares a los de cualquier universidad pública) sino porque, con los problemas económicos, muchos trabajadores se han dado cuenta de que “la supervivencia en el mercado laboral depende de la actualización continua”.

También añade que las nuevas capacidades de aprendizaje requerían nuevos métodos de enseñanza. “La tecnología ha cambiado la forma de estudiar. Estamos acostumbrados a vivir rodeados de información, a que se nos permita participar, preguntar, buscar… no solo se trata de leer bibliografía”.

La migración de la UNED de “universidad a distancia” a “universidad sin distancias”, es decir, a contenidos interactivos en la Red, comenzó en 2000. Empezaron a introducir sistemas de intercambio de información entre alumnos y profesores. “Y entonces llegó Bolonia. Y hemos dado el salto definitivo. La evolución a lo largo de estos años de la tecnología nos lo ha facilitado”, cuenta con un notable orgullo Santamaría. Los nuevos grados han llegado acompañados de aulas virtuales, pizarras interactivas, sesiones de tutoría grabadas y colgadas en Internet… “Todo esto permite además optimizar recursos. Las clases normales las da solo un tutor, para la grabación. El resto de docentes pueden dedicar más tiempo a reuniones personalizadas y dudas concretas de alumnos”, explica.

La misma idea defiende Manuel Fernández de Villalta, vicedecano de formación online del IE Business School. Los programas por Internet de esta escuela de negocios son los mejores del mundo, según la revista británica The Economist. De los 1.500 directivos que forman al año, 300 estudian online. En un plazo de entre tres y cinco años quieren que supongan el 50% del alumnado. “En España se está superando por fin el prejuicio hacia la formación virtual de calidad. La crisis ayuda al impulso. Pero no por cuestión de ahorro de dinero, sino porque, si se elige la formación online, se puede compatibilizar con el trabajo”, razona el vicerrector. Y barre para casa: asegura que la clave del impulso está en que instituciones de calidad, como la suya, hayan apostado por este sistema, algo que hace 12 años, cuando ellos empezaron, parecía impensable.

“La educación a distancia se consideraba pasiva y puramente autodidacta. Ahora un máster por Internet, bien elaborado, es más interactivo que uno presencial”. El precio en su centro de un programa online es superior al de uno presencial. “Porque la clave para que funcione es el modelo y los profesores. Atraer profesores de primer nivel a este formato no es fácil. Nosotros pagamos más a los docentes en online, porque les supone más trabajo”. Una clase tradicional en un aula suele durar entre una y tres horas. En un aula virtual, una discusión de un solo tema puede alargarse una semana.

En general, en Estados Unidos es donde existen centros con formación virtual prestigiosa. En ese país hay más de 80 centros con programas online con acreditación de la AACSB, la más reconocida en el campo de la formación de negocios. En Reino Unido, tres. En Francia y en España uno, el IE.

Bolonia, dicen los responsables tanto de la UNED como de la UOC, supondrá el respaldo definitivo a sus métodos en Europa. “Porque lo que pide el nuevo espacio europeo de educación es que el alumno sea más autónomo, más activo, más autodidacta… Justo lo que hacemos nosotros. Bolonia acerca la universidad tradicional a nuestro modelo”, opina Santamaría. La universidad tradicional, dice, cada vez les copia más a ellos y los profesores presenciales incluyen más material interactivo en sus clases.

Todos los profesionales del sector recuerdan que en 2009 un informe del Departamento de Educación de Estados Unidos concluyó que las enseñanzas virtuales pueden ser más efectivas que las presenciales. Sin embargo, hay algo que la UNED, la UOC y el IE Business School no niegan: siempre habrá algunas cosas que no se puedan sustituir por ordenadores.

Los métodos por Internet son perfectos para enseñar procedimientos, considera Francesc Fàbregas, director en España de la consultora GEC, compañía francesa especializada en formación corporativa. Pero para la enseñanza de actitudes, dice, todavía es necesario dar clases presenciales. “Para enseñar a un comercial a vender, hay que enseñarle a mirar a los ojos. Eso hay que trabajarlo en persona”, recomienda. Pero para el grueso de la formación continua en empresas, Fàbregas opta por las nuevas tecnologías.

En los programas de formación que venden a las compañías, GEC ha incluido el aprendizaje informal: redes de profesionales de diferentes sectores que se intercambian soluciones, anécdotas y experiencias. “Son más enriquecedoras incluso que las lecciones de formación reglada”, explica. Este tipo de cosas son para Fàbregas la clave del impulso del aprendizaje digital. “La revolución de formatos. Puedes tener vídeo, audio, cuestionarios… y también redes sociales”. Decenas de formatos que combinar para adaptarse a las necesidades de aprendizaje de cada alumno. O a las que la empresa les exige para seguir dentro y que deben asimilar cada vez más deprisa.

Fuente: El País

Imagen: Cuali

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.