Category: tecnología educativa


Fecha: 5 y 6 de noviembre de 2010
Hora: 8 hs.
Lugar: Nación y Maipú, Teatro Municipal “Rafael de Aguiar”, San Nicolás, provincia de Buenos Aires

Destinatarios:
Directivos, docentes, funcionarios públicos, agentes sociales vinculados a las TIC, psicopedagogos, psicólogos, orientadores y estudiantes.

Objetivos:
-Generar un espacio de encuentro, reflexión y debate interdisciplinario.
-Promover la reflexión pedagógica crítica alrededor de las prácticas docentes actuales y las posibles con TIC en cada contexto de enseñanza.
-Difundir nuevas investigaciones y experiencias acerca de las aplicaciones educativas de las TIC.
-Brindar herramientas para la reflexión crítica acerca de las problemáticas involucradas y propuestas concretas para su abordaje áulico.
-Intercambiar diferentes experiencias institucionales y proyectos innovadores.

Características:

El congreso reunirá a expertos nacionales y extranjeros, quienes abordarán el uso de los nuevos soportes en el aula en relación a los diversos programas de distribución de computadoras personales para los alumnos de diferentes niveles y distritos.

Las conferencias magistrales estarán a cargo de Fernando Osorio (Argentina); Marcelo Milrad (Suecia) y Guillermo Orozco Gómez (México).

Las vacantes son limitadas y se entregarán certificados.

Se promueve la presentación de experiencias representando a las instituciones educativas de la región. Más información sobre las presentaciones de trabajos.

Ejes temáticos:
-Programas una computadora por alumno. Desafíos y propuestas para el aula.
-Docentes y alumnos con y sin tecnologías, dentro y fuera de la escuela.
-Enseñar y aprender con tecnologías. Estudiar a las tecnologías.
-Internet y tecnologías móviles, dentro y fuera de la escuela. Propuestas para el aula.
-La escuela, las tecnologías y la formación de ciudadanos. Saberes, oportunidades y violencias. Utilización responsable. Ciudadanía digital.
-Arte y tecnología. Producción y publicación de audiovisuales.
-Medios (TV y periódicos) en la escuela e internet.
-Otros desarrollos y otras posibilidades. Software libre y redes sociales.

Fecha límite para entrega de experiencias: 30 de septiembre de 2010.

Acceda al formulario de inscripción.

Para más información dirigirse al teléfono (03461) 420830 (UTN regional San Nicolás), al e-mail congresotic@frsn.utn.edu.ar, o al sitio oficial http://www.escuelaytic.com.ar.

Fuente: Educ.ar Imagen: Ruth Carrasco

¿Hace falta asistir a un aula para escuchar a un profesor para tener una formación de calidad? La enseñanza virtual, que prescinde de ambas cosas, gana adeptos cada día. El curso pasado 47.270 personas estudiaron una carrera o un máster oficial en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que solo imparte clase por Internet.

En la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia), que hace 10 años empezó a incorporar sistemas interactivos, se matriculan 60.000 alumnos nuevos cada año y es el centro con más estudiantes de España. La mayoría de grandes corporaciones ofrece ya online parte de la formación continua a sus empleados. La crisis, la necesidad de reciclaje laboral y de nuevas capacidades de aprendizaje borran los prejuicios contra la llamada ciberenseñanza.

La cuestión es: a la hora de buscar trabajo, ¿valorará igual el responsable de recursos humanos un título obtenido online que uno en una universidad tradicional? Según Randstad, empresa de selección de personal, en algunos sectores lo acogerán incluso mejor. “Las empresas valoran la institución o el centro formativo por encima de si la formación ha sido presencial u online. Siempre y cuando la formación esté homologada, algo fundamental, les es indiferente”, explica.

“Las empresas aplican cada vez más la formación a distancia internamente. Por eso confían cada vez más en los que llegan con ese tipo de formación a hacer entrevistas”, asegura Albert Sangrà, director académico del centro de investigación, innovación y formación en aprendizaje virtual de la UOC. Además, cree que la formación en sí misma ha avanzado mucho: profesores especializados, didáctica específica y mejoras técnicas. Su centro tenía 200 estudiantes en 1995. Ahora tienen más de 47.000 en programas oficiales. “¿Quién es más virtual, un alumno de mi centro, que tiene que trabajar desde casa todos los días para cumplir plazos de trabajo y para entender por sí mismo lo que estudia, o un alumno que va un día a clase y no vuelve a pisar el aula hasta el examen? De los segundos, las universidades tradicionales están llenas”, defiende.

Para Miguel Santamaría, vicerrector de calidad e innovación en la UNED, el enorme crecimiento en los últimos dos años del ciberaprendizaje tiene que ver con la crisis. No por cuestión de precio (en el caso de esta, los precios son similares a los de cualquier universidad pública) sino porque, con los problemas económicos, muchos trabajadores se han dado cuenta de que “la supervivencia en el mercado laboral depende de la actualización continua”.

También añade que las nuevas capacidades de aprendizaje requerían nuevos métodos de enseñanza. “La tecnología ha cambiado la forma de estudiar. Estamos acostumbrados a vivir rodeados de información, a que se nos permita participar, preguntar, buscar… no solo se trata de leer bibliografía”.

La migración de la UNED de “universidad a distancia” a “universidad sin distancias”, es decir, a contenidos interactivos en la Red, comenzó en 2000. Empezaron a introducir sistemas de intercambio de información entre alumnos y profesores. “Y entonces llegó Bolonia. Y hemos dado el salto definitivo. La evolución a lo largo de estos años de la tecnología nos lo ha facilitado”, cuenta con un notable orgullo Santamaría. Los nuevos grados han llegado acompañados de aulas virtuales, pizarras interactivas, sesiones de tutoría grabadas y colgadas en Internet… “Todo esto permite además optimizar recursos. Las clases normales las da solo un tutor, para la grabación. El resto de docentes pueden dedicar más tiempo a reuniones personalizadas y dudas concretas de alumnos”, explica.

La misma idea defiende Manuel Fernández de Villalta, vicedecano de formación online del IE Business School. Los programas por Internet de esta escuela de negocios son los mejores del mundo, según la revista británica The Economist. De los 1.500 directivos que forman al año, 300 estudian online. En un plazo de entre tres y cinco años quieren que supongan el 50% del alumnado. “En España se está superando por fin el prejuicio hacia la formación virtual de calidad. La crisis ayuda al impulso. Pero no por cuestión de ahorro de dinero, sino porque, si se elige la formación online, se puede compatibilizar con el trabajo”, razona el vicerrector. Y barre para casa: asegura que la clave del impulso está en que instituciones de calidad, como la suya, hayan apostado por este sistema, algo que hace 12 años, cuando ellos empezaron, parecía impensable.

“La educación a distancia se consideraba pasiva y puramente autodidacta. Ahora un máster por Internet, bien elaborado, es más interactivo que uno presencial”. El precio en su centro de un programa online es superior al de uno presencial. “Porque la clave para que funcione es el modelo y los profesores. Atraer profesores de primer nivel a este formato no es fácil. Nosotros pagamos más a los docentes en online, porque les supone más trabajo”. Una clase tradicional en un aula suele durar entre una y tres horas. En un aula virtual, una discusión de un solo tema puede alargarse una semana.

En general, en Estados Unidos es donde existen centros con formación virtual prestigiosa. En ese país hay más de 80 centros con programas online con acreditación de la AACSB, la más reconocida en el campo de la formación de negocios. En Reino Unido, tres. En Francia y en España uno, el IE.

Bolonia, dicen los responsables tanto de la UNED como de la UOC, supondrá el respaldo definitivo a sus métodos en Europa. “Porque lo que pide el nuevo espacio europeo de educación es que el alumno sea más autónomo, más activo, más autodidacta… Justo lo que hacemos nosotros. Bolonia acerca la universidad tradicional a nuestro modelo”, opina Santamaría. La universidad tradicional, dice, cada vez les copia más a ellos y los profesores presenciales incluyen más material interactivo en sus clases.

Todos los profesionales del sector recuerdan que en 2009 un informe del Departamento de Educación de Estados Unidos concluyó que las enseñanzas virtuales pueden ser más efectivas que las presenciales. Sin embargo, hay algo que la UNED, la UOC y el IE Business School no niegan: siempre habrá algunas cosas que no se puedan sustituir por ordenadores.

Los métodos por Internet son perfectos para enseñar procedimientos, considera Francesc Fàbregas, director en España de la consultora GEC, compañía francesa especializada en formación corporativa. Pero para la enseñanza de actitudes, dice, todavía es necesario dar clases presenciales. “Para enseñar a un comercial a vender, hay que enseñarle a mirar a los ojos. Eso hay que trabajarlo en persona”, recomienda. Pero para el grueso de la formación continua en empresas, Fàbregas opta por las nuevas tecnologías.

En los programas de formación que venden a las compañías, GEC ha incluido el aprendizaje informal: redes de profesionales de diferentes sectores que se intercambian soluciones, anécdotas y experiencias. “Son más enriquecedoras incluso que las lecciones de formación reglada”, explica. Este tipo de cosas son para Fàbregas la clave del impulso del aprendizaje digital. “La revolución de formatos. Puedes tener vídeo, audio, cuestionarios… y también redes sociales”. Decenas de formatos que combinar para adaptarse a las necesidades de aprendizaje de cada alumno. O a las que la empresa les exige para seguir dentro y que deben asimilar cada vez más deprisa.

Fuente: El País

Imagen: Cuali

Los Estándares Educativos refiere a “lo mínimo que una persona debe saber y ser capaz de hacer en una determinada área o asignatura luego de haber cursado un determinado grado o nivel educativo”.

Sin embargo, para que  se conviertan en criterios legítimos, reconocidos por la comunidad educativa como válidos y pertinentes, deben: A) estar formulados en forma clara, precisa, rigurosa y breve; B) ser observables, evaluables y medibles; C) describir tanto conocimientos, como habilidades que los estudiantes deben lograr; y D) considerar otros estándares internacionales .

Formular o construir Estándares Educativos teniendo en cuenta lo anterior permite: A) mejorar la calidad de la educación definiendo a nivel de cada país lo que se espera que los estudiantes aprendan y comunicando lo anterior abiertamente a la sociedad; B) contar con mecanismos fiables de recolección sistemática de información sobre aspectos académicos del sistema educativo; C) contribuir a garantizar la equidad ofreciendo un marco de referencia que permita organizar y definir programas, currículos y actividades de aprendizaje; D) ofrecer criterios y parámetros generales pertinentes para evaluar; y E) facilitar la democratización de la educación señalando pautas para una educación incluyente  y de calidad .

Por su parte, el papel de los Estándares en el ámbito de las Instituciones Educativas puede resumirse en los siguientes puntos: A) constituyen la base para el diseño curricular; B) ofrecen un punto de referencia respecto de la calidad de la educación que se espera, reciban los aprendices; C) establecen claramente el nivel de logro que cada aprendiz debe alcanzar en cada grado y/o nivel educativo; D) ayudan a validar la interrelación que debe existir entre currículo, libros de texto y materiales didácticos, sean estos físicos y/o virtuales; E) contribuyen a establecer criterios para diseñar instrumentos de evaluación en el aula; F) fijan pautas para enfrentar pruebas estandarizadas y comparables, tanto nacionales (Colombia; Saber, Icfes, Ecaes, etc ) [3], como internacionales (Pisa, TIMSS, etc). Adicionalmente, los Estándares Educativos, al determinar lo mínimo que un estudiante de Básica y Media debe saber y ser capaz de hacer al finalizar cada grado o nivel, sirven de referente a las Facultades de Educación para diseñar programas de formación inicial de docentes y capacitaciones a docentes en ejercicio (desarrollo profesional) .

Sigue leyendo